manresa_01
Hospital de Sant Joan de Déu de Manresa
13 octubre, 2016
parctauli_01
Ampliación i reformas del Hospital de Sabadell. Parc Taulí
13 octubre, 2016

Centro penitenciario Mas d’Enric

masenric_03

Centro penitenciario Mas d’Enric. El Catllar. Tarragona

SITUACIÓN:

El Catllar. Tarragona

PROMOTOR:

Generalitat de Catalunya. Departament de Justícia

SUPERFÍCIE:

74.130 m2 edificación - 130.163 m2 urbanización

CO-AUTOR:

Roger Paez i Blanch (AiB Estudi d’arquitectes, SLP)

FOTOGRAFÍA:

José Hevia

Descripció
Las estrategias arquitectónicas más relevantes del CP Mas d'Enric han sido de tipo tipológico y topológico. Tipológicamente se ha apostado por la superación del sistema de pavellones característico de la cárcel moderna a través de una revisión del mat-building: la cárcel se resuelve como un edificio extensivo en planta y de poca altura, con una sistemática que permite flexibilidad organizativa y que genera su propio exterior a través de patios a distintas escalas. Topológicamente se ha apostado por una adaptación topográfica que permite suavizar el emplazamiento y producir riqueza espacial a la vez que se evita la aparición de ningún tipo de valla interior. Las vistas lejanas de las montañas se hacen posibles gracias a la articulación del plano del terreno, y las vistas próximas al bosque mejoran las condiciones de celdas y patios. La continuidad de la cubierta trabaja tanto a nivel tipológico com topológico, unificando morfológicamente el edificio y estableciendo relaciones cruzadas con la gran escala del paisaje. El cerramiento necesario por programa no se monumentaliza, al contrario, la arquitectura de la cárcel acepta el quizás imposible reto de convertirse, genuinamente, en un hogar. La propuesta agrupa las edificaciones en un continuo perimetral que envuelve una gran calle-plaza central, y se cubre todo el conjunto con una cubierta continua. El límite del recinto de seguridad es de una gran rotundidad, rectangular y compacto, envuelto por el vial de vigilancia y sistemas de seguridad redundante. Interiormente los edificios se organizan en una planta mucho más abierta, definiendo espacios interiores más amplios. Se respeta al máximo la vegetación existente, que actúa además como una barrera visual.